Por Bloque de Concejales del FpV-PJ

“La educación es uno de los primeros rubros de comercio mundial”*

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los cinco gremios docentes con representación federal harán una huelga con movilización el 6 y 7 de marzo, rechazando el tope que impone el Presidente Macri con el que resta capacidad adquisitiva a sus salarios, y también reclamándole que cumpla las leyes vigentes en relación a la convocatoria a la paritaria nacional “testigo” y a mejoras en las políticas educativas. Como recuerdan el gran papelón, en ocasión de la paritaria 2016, ahora no piden otra cosa a Macri que cumpla su promesa de campaña “Las paritarias van a ser libres en el gobierno de Mauricio”, y que garantice el derecho a la educación.

Lamentablemente, los docentes que cumplen un rol profesional, los profesores que desempeñan una labor pedagógica, los educadores que atienden un deber social y los maestros que dan una dimensión humana a la enseñanza, son deslegitimados en sus justas demandas por Macri, la Gobernadora Vidal y legisladores de Alianza Cambiemos, cuando los acusan de usar a los alumnos como rehenes, y cuando promueven reemplazar sus relevantes tareas, por un voluntariado financiado con fondos públicos.

Si de verdad le importan a Macri los niños argentinos, debe cesar con sus políticas que aumentan la pobreza, que amplían desigualdades, que quitan y reducen programas de salud y de inclusión. Si de verdad le importa la educación pública, libre y gratuita, debe dejar de destinar más presupuesto para pagar deuda externa que financia fuga de capitales, remisión de utilidades y negocios usurarios, que el que destina a la enseñanza, ciencia y tecnología. Si de verdad le importan los niños argentinos, éstos deben dejar de ser víctimas de su grupo familiar y de grandes corporaciones, exclusivos beneficiarios del plan de negocios que impone para saquear el ingreso nacional y devastar los recursos naturales.

El empresario Macri y su Ceocracia demonizan a los educadores y denostan a dirigentes gremiales, pues para ellos la educación es una mercadería y el sueldo un costo a ser reducido. Avalan que grupos económicos busquen hacer negocios con la privatización o tercerización de actividades que realizan establecimientos educativos, y transformar la enseñanza pública en un mercado con clientes seguros e infinitos.

**(Adriana Puigros)

Deja un comentario