El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Panorama lechero de Junio 2015

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

CONDICIONES AGROCLIMATICAS
El otoño muy benigno que vamos terminando, se ha caracterizado por periódicas lluvias moderadas, caídas en la Cuenca Oeste en forma despareja. Con temperaturas superiores a las normales para la época, en términos generales.

Yendo hacia adelante, la experta Stella Maris Carballo, adelantó que hay fuertes señales de un nuevo «Niño», que significaría para nuestra región, continuidad durante el invierno de las condiciones antes mencionadas y la probabilidad de una primavera con bastantes lluvias. Camino en el que se prevé la alternancia con entradas de frentes de aire frío (propios de la estación).

Si esto se confirma, las condiciones climáticas pueden empeorar en Nueva Zelanda y Australia (zonas productoras) y también en India y China (zonas compradoras), por lo que el clima podría abonar un adelantamiento en la recuperación de los precios en el plano internacional, si acotara la oferta y potenciara la demanda. Habrá que ver en qué medida esto efectivamente se da, ya que otros factores de mucho peso, también juegan.

PRODUCCIÓN Y PERSPECTIVAS
Caminando sobre la alfombra de un otoño que, como se dijo, finalmente resultó muy benigno, la producción de leche en la Cuenca Oeste de Buenos Aires ha ido mejorando gradualmente, y trocó bajas en incrementos interanuales. El primer trimestre de 2015 estuvo por debajo de 2014, pero si consideramos el período Enero – Mayo, ya nos colocamos un poco por encima del año previo.

Esto, en la actual coyuntura de los mercados, genera bastante preocupación en las industrias, que siguen día a día la dinámica de los ingresos de planta, proyectan un futuro de mucha leche en función de las lógicas estacionales, no están en condiciones de stockearse demasiado, y buscan corregir vía precio y acotamiento de los volúmenes de recibo. Aunque no parece aconsejable imaginar «mecánicamente» el futuro en función del pasado. Porque la producción que alcancemos, no va a depender sólo de condiciones agronómicas.

Porque además de los industriales, también los productores están monitoreando lo que pasa. Y en nuestra región, importantes grupos (otras veces mencionados) están reflexionando y deliberando sobre las mejores decisiones empresarias a aplicar en los tambos. Ya que no hay márgen para nuevas inversiones sin retorno.

EL ESCENARIO COMERCIAL
Mayo: Cuando permaneciendo igual, el precio retrocede

Este mes, todo permaneció igual en la Cuenca Oeste, respecto de Abril, y en términos de precios, en moneda corriente. Excepto Mastellone Hnos, que produjo una suave baja por «fuera» del sistema de pago, a través de recortes a las notas de crédito. Con lo cual, se suma otro mes más de retroceso real, en un contexto de costos crecientes para el productor, inflación, y mayores precios para los consumidores (que no siempre se verifican en igual medida, en salida de fábrica).
Junio: Ecuaciones difíciles de resolver, pero si nos ayudamos…

Toda la cadena se enfrenta hoy con la enorme dificultad que le genera: a) un mercado externo de precios caídos, b) el incremento de productos que se vuelcan a un mercado interno, ya bien abastecido, c) la presión a la baja que esta situación genera, d) las complicaciones de muchas industrias para mantener cierto equilibrio entre la defensa los precios en salida de fábrica, y evitar una comprometedora formación de stocks, e) una situación económica y/o financiera comprometida en muchos tambos.

Claro que no todas son contras, y no todas las puertas están cerradas: la demanda internacional irá hacia su recuperación, y la oferta, a moderarse. El consumo interno sostiene más a los lácteos que a otros productos. La industria tiene un amplio márgen para mejorar su eficiencia y replantear su posición negociadora con los comercializadores y el gobierno. Y los tambos, que disponen de buenos pastos y reservas, y una buena capacidad de compra de maíz y soja, están «apretados», pero tienen aún espacio para trabajar sobre su eficiencia y sus márgenes. Es decir, hoy estamos complicados, pero no «terminados».

Y si nos ayudamos…
Algunos aportes sobre el «nudo» coyuntural

La CAPROLECOBA no tiene una «varita mágica» para resolver los problemas. Es más, no cree que nadie la tenga. Pero es una organización que monitorea con perseverancia, valora la información, reflexiona, debate, y más que «recetas» desarrolla «criterios». Por eso nos parece conveniente e importante que:

• Nadie piense que el problema se está descargando sólo sobre él o su sector. Les cayó a todos.
• Veamos que a veces, no podemos cuidar nuestro árbol, sin cuidar también el bosque.
• Nos demos cuenta que vamos a salir. Y si colaboramos todos, quizá podamos minimizar los daños.
• Valoremos mantener la calma en la tormenta. Y ayudemos a nuestro interlocutor a hacer lo mismo.
• No nos reduzcamos al corto plazo, al que hay que poner bajo las órdenes del largo plazo, al decidir.
• Respetemos las buenas prácticas, otorgándonos entre todos la mayor previsibilidad posible.
• Evitemos las medidas retroactivas y sorpresivas. Tratemos de no agregar incertidumbre.
• No apresuremos decisiones de bajas. Cuando faltan evidencias de lo que puede pasar más adelante.
• Reconozcamos que en la vida empresaria hay que estar preparados para sortear malos momentos.
• Aceptemos que difícilmente salgamos de esta complicada coyuntura sin algunas heridas. Todos.

EL MARCO INSTITUCIONAL
Problemas y soluciones de la Lechería

Las principales soluciones a los problemas de nuestra lechería son internas de la cadena, y están en manos de productores, industriales, y demás actores, antes que en el Congreso. Hay que cambiar la manera en que nos relacionamos, comunicamos, y proyectamos la actividad, y se requiere el concurso de todos.

Claro que nada será posible sin una organización institucional, con representación genuina y unificada de unos y otros, empezando por los productores.
Ninguna Ley resolverá nada sin esto resuelto. Y la misma sólo tendría sentido, como marco, si emerge de una elaboración democrática y participativa. De abajo hacia arriba, y no al revés. Ya que si así no fuera, tendría el fracaso garantizado de antemano.

Deja un comentario