El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El reclamo es unánime: cambios urgentes en la política agropecuaria

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde hace unos días que se vienen gestando movilizaciones, asambleas y protestas de productores agropecuarios en diferentes puntos del país, en reclamo a la aplicación de “políticas públicas diferenciadas para pequeños y medianos productores agropecuarios”. La protesta es masiva en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chaco y Formosa. Y todo indica que este es el primer paso de una protesta nacional que se llevará a cabo si el Gobierno no ofrece soluciones.

Cuando uno lee estas líneas cree que son noticias viejas que se remiten a los años 2006/2008, pero no es así, la situación que el sector agropecuario atraviesa ya es insostenible. Se da en las economías regionales (manzana, peras, olivo, caña de azúcar, naranjas, arroz, etc) y se da en la zona núcleo con los cultivos del trigo (189.9% de participación del estado), maíz (123, 4% de participación), girasol (89, 7%) y en soja (82.9%). El peso de los diferentes impuestos e intervenciones estatales sobre el campo argentino continúa creciendo. La participación del Estado en la renta agrícola ha saltado de un promedio del 74% – 75%, durante el periodo 2009-2013, al actual 93,5%. La situación actual tiene que ver con el atraso cambiario, inflación y caída de los precios internacionales.
Hoy en día, según informe presentado en Maizar, el flete camionero en la Argentina es un 84% más caro que en EE.UU. en distancias de hasta 320 kilómetros; Brasil, por su lado, es 77% más barato que nosotros. Por eso debemos pensar en soluciones para el sector agropecuario. A diario nos preguntamos por qué estamos como estamos si tenemos un potencial enorme y por qué el Gobierno Nacional cree que estamos tan bien si estamos tan mal?

El último fin de semana donde tuvimos nuevamente precipitaciones como se venían anunciando nos damos cuenta que seguimos con una enorme ausencia de obras para que las lluvias no inunden campos y dejen aislados a pueblos del distrito. ‘La historia se repite, cada año hablamos de lo mismo: Inundados’, dicen los productores.
Sin embargo las obras hídricas siguen sin aparecer. Los discursos también se repiten: “ahora mientras está el agua no se puede hacer nada” después cuando baja el agua “la provincia, no tiene plata”.

El campo como sector no es solo un puñado de productores sino un hábitat social en el que cada día, interfieren diversos actores: trabajadores rurales, docentes, camioneros, comerciantes, fuerza policial, bomberos, ambulancias… Escuelas que quedan aisladas con alumnos que pierden días de clase, vecinos que no pueden salir de sus casas, productores sin poder sembrar, sin poder sacar sus producciones, ganado sin alimento, tambos con los accesos cortados teniendo la urgencia de sacar la leche todos los días, una ley de emergencia agropecuaria nacional que desde hace años venimos peleando para que se modifique porque así no sirve para nada, una campaña en la que los números no le dieron a nadie en el campo, como tampoco le dan al comerciante, al contratista o al docente, una presidenta que después de años reconoció que lo de 125 fue un error… y nada hizo para modificar el rumbo.
Estamos a tan solo 30 días de las próximas elecciones (PASO), falta menos para poder lograr un cambio o seguir como estamos. Tenemos una gran oportunidad.

Valeria Sendoya. Concejal Pro

Deja un comentario