El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cae el uso de tecnología aplicada en el campo

Soja y trigo son los cultivos con menos innovación; en maíz sigue siendo buena

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Se redujo la adopción de tecnología relacionada con la cantidad y aplicación de insumos en la producción agrícola argentina. Los más perjudicados fueron la soja y el trigo, mientras que el maíz se mantiene en niveles aceptables. Clima y costos, los motivos de la baja.
Un informe previo elaborado por el Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló que los primeros resultados a la hora de evaluar la tecnología usada en los campos en el ciclo 2011/2012 arroja que en total nacional ésta se ha vuelto de nivel medio, en donde el 50% de los productores se encuentra englobado en dicho segmento, y la alta, en comparación con la campaña 2010/2011, ha disminuido 10 puntos, lo que quiere decir que hubo una destecnificación dado que pasó de 47% al 37% actual.

El restante 13% directamente tiene tecnología baja.
A la hora de verlo por cultivos, “el maíz es donde más se invierte a partir de la tecnología usada en la semilla. Es decir que está relacionada una con la otra”, señaló desde la Bolsa Damián Sammarro, uno de los responsables del trabajo.
La misma situación se ve en la cebada dado su destino a las malterías a partir de la calidad que se exige a la hora de adquirirla por parte de las empresas cerveceras.
Todo lo contrario se vio en la soja y el trigo. En el caso de la oleaginosa, la tecnología se encuentra en niveles medios puesto que disminuyó respecto de 2010/2011.
También se observa que dentro del grupo de alta tecnología hay una caída de 35 por ciento. En cereal se mantiene en niveles bajos y peor aún “aumentó”.

Entre los motivos, se destaca primero que la aplicación de tecnología tiene que ver con el profesionalismo del productor y esto se refiere al planteo de la siembra y la forma adecuada de su uso en cada estadio del cultivo, el cual estará motorizado por cómo viene el clima y cómo está parado económicamente el productor al inicio de la campaña. En pocas palabras, si hay una seca previa será mas difícil aplicar tecnología que en un año húmedo.
Mas el factor principal sigue siendo el costo de los insumos.
Para el presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja de Argentina (Acsoja), Rodolfo Rossi, “el problema principal pasa por la pobre aplicación de fertilizantes y donde el productor lo hace sólo por reponer algo de nutrientes al suelo y no pensando en el mayor rendimiento que eso le puede dar”.
El mismo planteo hizo el director del Centro para la Promoción de la Conservación del Suelo y del Agua, Roberto Casas, quien aseveró que “dado la plasticidad de la soja a los distintos suelos, el productor no aplica los insumos necesarios.
Todo lo contrario pasa con el maíz, donde se requieren planteos nutricionales distintos”.
Lamentablemente, el tema económico juega en contra a la hora de ver la cantidad y aplicación de insumos necesarios en el momento de plantear un negocio. Es lo que los productores consultados coincidieron en coro: “No tenemos margen”. Y si este último estuviera, realmente se usaría todo el
paquete tecnológico que hay en el mercado. “Difícil”, sugirieron desde las empresas de agroquímicos.
Imposible entonces a la hora de pensar en un mayor volumen más allá de las 100 toneladas de granos. Su crecimiento se dará sólo como hasta ahora en desmedro de los otros cultivos o producciones.

LEY DE SUELOS
Diseñan el primer borrador
Fuentes del Ministerio de Agricultura señalaron que trabajan contra reloj en el diseño de un primer borrador a presentar próximamente en el Congreso referido al cuidado de los suelos.
Entre los lineamientos, este diario pudo saber que se propondrá dividir el país por regiones de acuerdo a los nutrientes de la tierra, para luego determinar dentro de ellas las áreas más críticas y a donde se exigirá su correcta fertilización.
En principio, la zona núcleo presenta suelos con nutrientes más bajos que los del NEA y NOA. Mientras que en Buenos Aires preocupan algunas localidades por la presencia de erosión e importante degradación.

Deja un comentario