Bienvenida polémica en favor de la democracia – El Regional Digital

Bienvenida polémica en favor de la democracia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Al Sr. director del “El Regional Digital”:

Habiendo leído en su carta de lectores, la opinión del Sr. Flores que con el título “Un error muy común por estos días, es tomar de la historia lo que nos conviene, y esconder los trapitos sucios”, cuestiona nuestro escrito relacionada al trágico 24 de marzo de 1976 que vuestro medio publicara, manifestamos lo siguiente:

1. Es una saludable conducta publicar argumentos fundados para mejorar el conocimiento transformador, favorecer el debate democrático, generalizar la reflexión colectiva, superar la autocensura, alentar la libertad de pensamiento, ayudar a explicar la realidad que es común, que nos permita comprender, interpretar y dar sentido a nuestras acciones y emancipar nuestra vida ciudadana, para enfrentar y superar los problemas contemporáneos.

2. El Sr. Flores llama obsoleta nuestra expresión “corporaciones que concentran la riqueza”, pero luego reconoce que existen pues sostiene que “se mantuvieron intactas y enriqueciéndose aún más…” “… ante el silencio y la inacción K”.

Decimos que es más que obvio que están y que se enriquecieron -como también mejoró la calidad de vida del pueblo-, por las políticas aprobadas por el Presidente Néstor Kirchner y por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Lo que no es verdad es que haya habido “el silencio y la inacción k”, toda vez que ambos mandatarios restringieron abusos y limitaron sus tasas de ganancias corporativas mediante: quita y negociación de la deuda externa, recupero estatal del sistema de jubilaciones y pensiones, retenciones a exportaciones agroexportadoras y mineras; reforma del Banco Central, regulación de la actividad bancaria y financiera; fijación de tasas de interés, montos en cartera y orientación del crédito; restricción al accionar de los capitales golondrinas, control a fuga de capitales, limitación al giro de utilidades; auditorías a los formadores de precios y al comercio exterior, regulación para la compra venta de dólares, exigencia de liquidar exportaciones y declaración anticipada de importaciones, reestatización de empresas públicas, ley de servicios audiovisuales, desarrollo de industria nacional para sustituir importaciones, fomento de pymes y cooperativas, etc.

3. El Sr. Flores al cuestionar nuestra cita sobre las políticas económicas de la dictadura que permitieron el desguace de las empresas públicas, nos recuerda que “el mayor desguace sucedió durante el gobierno justicialista de un tal Carlos Menem, quien volvió a favorecer a “grupos concentrados”, o más conocidos por aquel entonces, como la “patria contratista”.

Decimos que nuestra publicación no lo niega. Precisa que el desmesurado incremento de la deuda externa (de 7000 millones de dólares en 1976 pasó a 47 mil al fin de la dictadura) “aseguró el destino agroexportador y el desguace de las empresas públicas”. Y también la extranjerización de la economía.

En efectos, la mayoría de las empresas estatales fueron compradas en los ´90, a precio vil por corporaciones locales y extranjeras, empleando bonos de esa deuda externa, computados al 100 % de su valor nominal.

4. Cuando afirmamos que las políticas de la dictadura “elevaron el desempleo y la pobreza, y se amplió la brecha social al reducir salarios y jubilaciones”, con ironía el Sr. Flores dice que también lo hizo el gobierno de Cristina Fernández, “quien entre otras cosas, vetó el 82% móvil para los jubilados”.

Las estadísticas oficiales (hoy avaladas por fallo judicial) y las privadas son contundentes, señalan que en el período 2003-2015 se redujo la pobreza, el desempleo y la brecha social (mejoró el índice Gini); en cuanto a la tercera edad la Argentina pasó a ser el país en Latinoamérica con mayor cobertura; que las jubilaciones y pensiones se incrementaron más que el nivel del costo de vida, y que por las periódicas actualizaciones, en el 2015 casi se pagaba el 82 % móvil.

5. Cuando nuestro bloque afirma que el Presidente Macri promueve el odio, el revanchismo y la persecución contra dirigentes políticos, sociales, el Sr. Flores dice: “Seguramente piensan que durante la “década ganada” nada de esto ocurrió. ¿Y sino la grieta qué es?”

Decimos que las víctimas de los odios, revanchismos y persecuciones son siempre los sectores populares y patrióticos, y que los victimarios, que recurren usualmente a métodos perversos para eliminar a sus odiados enemigos, rivales o contrincantes políticos y sociales, son los dueños del poder real y de la riqueza. Y que la grieta existe desde que ellos sienten afectados sus intereses, por intentos de quienes buscan reparar graves injusticias que provocan esas minorías

En nuestra Patria la grieta nace el 25 de Mayo de 1810, se hereda el 9 de Julio de 1816, se agudiza el 3 de febrero de 1852, se agrava el 6 de setiembre de 1930, se ahonda el 16 de setiembre de 1955, fue lacerante desde el 24 de marzo de 1976, comenzada a reparar desde el 2003 y vuelta a expandirse gravemente desde el 10 de diciembre de 2015.

Durante el período 2003-2015 no se registran hechos de persecución contra dirigentes políticos, sociales y gremiales. Hubo plena libertad de prensa y de difusión como jamás en democracia. No se reprimió la protesta social. Se derogó la pena de prisión en los casos que configurarían delito de calumnia e injurias, referidos a asuntos de interés público. Se ampliaron y se garantizaron los derechos humanos con múltiples políticas de inclusión y desarrollo.

6. El Sr. Flores nos acusa de “…tomar de la historia lo que nos conviene, y esconder los trapitos sucios. Total…repetimos como loros siempre lo mismo. ¿Quién se va a dar cuenta?”

Nuestra verdad relativa no fragua sucesos históricos, ni los fragmenta ni los descontextualiza. Aportamos datos que todo ciudadano puede verificar en la prensa libre. Alentamos que se emitan todas las opiniones fundadas, rechazamos los monólogos que anulan las preguntas, los dogmas que niegan el debate, las metáforas que enajenar las mentes y los proverbios de autoayuda que hace infértil la práctica política.

Cuando gestionamos el municipio de 9 de Julio, dimos pruebas fehacientes de que jamás anulamos el antagonismo, y que favorecíamos todos los espacios participativos que hacen a la mejor de la vida comunitaria.

7. Concluye su carta el Sr. Flores, y al fin exterioriza la razón de su ofuscamiento hacia nuestro pensamiento. Suscribe, como el Presidente Macri, a la Teoría que relatan los ganadores, que presentan los sucesos de aquellos días como resultado de una guerra entre demonios, en el cual el demonio exitoso cometió algunos excesos, “fuera de toda ley”.

Nosotros decimos que es una definición política llamar a los golpes de estado de unas formas y no de otro. Construye un sentido que se puede volcar en beneficio de la historia de los pueblos o en el de sus enemigos. Por ello, rechazamos esa teoría que equipa a víctimas con victimarios que se hicieron de la suma del poder público, violando la voluntad popular expresada en las urnas, y los derechos y garantías constitucionales. Y porque además, esa interpretación, calla, oculta y niega el GENOCIDIO cometido por la corporación cívico militar, que desde el 24 de marzo de 1976 y a partir del control directo de la gestión del Estado, cambió la matriz económica, política, social y cultural del nuestra Patria, condenando a millones a la miseria planificada, como señalara Rodofo Walsh, en favor de los patrocinadores del golpe de estado.

Para ello, necesitaron perseguir, secuestrar, torturar y exterminar a todos quienes representaban una oposición seria a concentrar la riqueza en pocas manos. No es casual que las víctimas, en su mayoría peronistas, fueran delegados sindicales y dirigentes sociales, además de muchos intelectuales, científicos, docentes, estudiantes y periodistas.

Por eso, hablar de genocidio ofende a quienes buscan reinterpretar los hechos e irrita a quienes intentan justificarlos como producto de una guerra, de excesos o de la acción de simples locos que se les fue la mano.

La miseria planificada está agravada a partir del 10 de diciembre de 2015 por políticas del Presidente Macri que también quitan conquistas y derechos a trabajadores, jubilados, jóvenes, pequeños comerciantes, industriales y productores.

Por Bloque de Concejales FpV PJ 9 de Julio

Deja un comentario