El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Aprovechamiento de pasturas en primavera, lo recomendable es empezar en agosto

Profesionales del grupo Forrajeras INTA Pergamino aconsejan planificar en agosto para mantener la estructura de las pasturas y ser eficiente con el pastoreo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el norte de la provincia de Buenos Aires, a partir de agosto, en la medida que las temperaturas medias comienzan a superar los 10°C, los días se alargan y si el suelo cuenta con suficiente humedad, las pasturas perennes y verdeos comienzan a experimentar una serie de cambios que se expresan en una aceleración de las tasas de crecimiento, cambios en la composición botánica y en el valor nutritivo. Lo anterior resulta en un aumento significativo de su potencial productivo, cuya utilización  debe planificarse con anticipación para aprovechar eficientemente el crecimiento de la pastura en primavera.
Además de lo mencionado, el manejo del pastoreo, puede tener otros efectos sobre la pastura que, a corto plazo, afectan su productividad y calidad. Por ejemplo, en pasturas de sobre la base de festuca alta o de alfalfa, pastoreos con alta carga o más frecuentes entre septiembre y octubre incrementan la presencia de leguminosas temprano en primavera. En el caso de puras de o mezcla de festuca alta, se favorece la estructura de la pastura por el incremento de la densidad de la población de macollos.

A continuación, se presentan consideraciones a tener en cuenta para ser eficientes en el manejo de pasturas perennes y pastizales adecuadamente nutridas.

a) Ajuste de la carga animal
El progreso del estado reproductivo, a fin de invierno – principios de primavera, está asociado a rápidos cambios en la tasa de crecimiento, la estructura y, en la mayoría de los casos, del valor nutritivo del forraje de las pasturas. A modo de ejemplo, entre agosto y octubre, las tasas de crecimiento de festuca alta y agropiro alargado moderadamente fertilizados, pasan de 8 a 57 kg MS/ha/día y de 0 a 25 kg MS/ha/día, respectivamente. La alfalfa, grupo 7, de 24,5 a 102 kg MS/ha/día. En ese período, es posible incrementar sustancialmente la carga animal sin afectar la ganancia individual.

En establecimientos con suplementación sistemática con forrajes conservados y/o concentrados, entre octubre y noviembre, se debería incrementar sustancialmente la participación de pasturas perennes en la dieta.

En el caso de los verdeos de invierno se debe tener en cuenta que entre septiembre y mediados de octubre crecen a una tasa de entre 40 y 90 kg MS/ha/día, permitiendo sostener altas cargas.

  1. b) Conservación de forrajes
    En establecimientos con escasa capacidad para absorber el crecimiento extra primaveral se deberá recurrir a la conservación de forrajes. Como una aproximación, con adecuada provisión de agua y nutrientes, según las temperaturas del norte de la provincia de Buenos Aires, los días requeridos para acumular 2.500 kg MS/ha serían entre 40 y 50 según pastura y fecha de clausura al pastoreo.

    En base a lo anterior, una fecha posible de confección de reservas de pasturas sería entre el 20/10 y el 20/11. En el caso de raigrás sería entre el11 y el 27 de octubre. En este periodo hay que tener en cuenta que la demanda atmosférica suele ser aún baja mientras la tasa de rebrote de las pasturas perennes es alta. Por lo tanto, una vez cortado el forraje debe permanecer poco tiempo en el campo.

    Por ello el método de conservación que más se ajusta es el húmedo o químico (silaje-henolaje). En el caso de henificar se debe prever condiciones sin lluvias por al menos 5 días (corte-oreo-confección-almacenamiento) y usar cortadoras con acondicionador para acelerar el secado del forraje.

  2. Mira el  Informe completo

Deja un comentario