El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Por la pérdida de poder adquisitivo, en el país del bife cae el consumo de carne

Bajó 3,7% entre enero y mayo, según una cámara industrial; en carnicerías y supermercados admiten que las ventas alcanzaron un techo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
En el país que más bifes por habitante se comen en el mundo, la pérdida del poder adquisitivo del salario le está pegando de lleno a la carne vacuna. Entre enero y mayo pasados, el consumo interno retrocedió 3,7% respecto de igual período de 2013, esto es, unas 39.300 toneladas.

Más aún, si a este indicador se lo anualiza, la baja del consumo trepó al 4,6 por ciento. Hoy, en promedio, cada habitante consume en la Argentina 59 kilos de este producto, 2,8 kilos menos en relación con el período enero/mayo de 2013.
Estos datos se desprenden de un informe realizado por la Cámara Argentina de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), que se conoció ayer. En carnicerías y supermercados admiten que las ventas de carne han encontrado «un techo» y que en algunos casos se bajaron precios para incentivar la demanda.
«La caída de la demanda es básicamente por la pérdida del poder adquisitivo y se va a seguir agravando en la medida en que continúe esta inflación. Si bien un sector de los asalariados cerró paritarias, los aumentos de salarios no son todo de una para compensar», afirmó Miguel Schiariti, presidente de Ciccra.
Schiariti explicó que el retroceso del consumo se observó más con las ventas de los supermercados. Y añadió: «Cayó más en los supermercados porque sus precios son de 20 a un 30 por ciento más caros que en las carnicerías».
Desde la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, su presidente, Alberto Williams, reconoció que la venta «no da para más».

«Las ventas están en un techo; no le da para más a la gente», indicó el dirigente.
Williams opinó que probablemente el descenso se sienta más en el conurbano y en el interior antes que en la Capital Federal.
«En la Capital Federal hay una semana que se trabaja más y otra un poco menos, pero luego se recupera. No hay esa merma [por el informe de Ciccra], pero probablemente pueda ser en el conurbano y otras provincias», precisó.
En algunos sectores de la comercialización parecen haber tomado nota de esta señal que viene del lado del consumo y aseguran que están buscando incentivar la demanda con promociones.
«Se están haciendo ofertas por todos lados para que la gente compre», detalló Yolanda Durán, presidenta de la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (Cedeapsa), que agrupa a autoservicios de origen chino. Durán dijo que esas promociones incluyen bajas de precios. «Un kilo de milanesas que estaba en 62 pesos está a 44», ejemplificó.
La presidenta de la cámara de autoservicios chinos destacó, no obstante, que el recorte en las ventas es general y no sólo en el rubro de la carne. «Tuvimos mermas en las ventas, pero no sólo en carne, sino en comestibles. La retracción es general», expresó Durán a LA NACION.
En este sentido, agregó: «Hay una baja de precios en distintos rubros, no sólo en la carne, y esto se debe a que necesitamos vender».

Producción y exportaciones
El informe de Ciccra pone la lupa sobre otros dos indicadores que también bajaron: la producción y la exportación de carne vacuna, esta última fuertemente controlada por el Gobierno.
Respecto de la producción, en mayo pasado se ubicó en 224.000 toneladas de res con hueso, 6,4 por ciento por debajo del volumen registrado en igual mes del año pasado.
En tanto, en el período enero/mayo de 2014, la contracción fue de 4,8% versus el mismo lapso de 2013. «Se produjeron 1,097 millones de toneladas res con hueso, es decir 55 mil toneladas menos que en enero/mayo de 2013», destaca el informe.
En cuanto a las exportaciones, de acuerdo con Ciccra, en enero/mayo de 2014 habrían caído 19,8 por ciento contra enero/mayo del año pasado. Esto representaría 15.730 toneladas menos.
Ya en el período enero/abril, los embarques habían retrocedido interanualmente 22,4 por ciento al colocarse 48.663 toneladas de res con hueso. No por nada, la Argentina exportaba cada vez menos carne respecto de su producción. En enero/mayo el 94,2 por ciento de lo producido se destinó al mercado interno y apenas el 5,8 por ciento se vendió al exterior. En 2005 se exportaba el 20 por ciento.
Ciccra advirtió que esta situación puede generar liquidación de stock. «Si la política restrictiva de exportaciones se mantiene, el precio del ganado caerá de manera significativa, estimulando la liquidación de vientres», concluyó.

Fuente: Por Fernando Bertello – La Nación-

Deja un comentario