Macri visitó en secreto el norte de Santa Fe y solo se reunió con productores

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

A las 10 de la mañana de este jueves aterrizó de incógnito en el aeropuerto de la ciudad santafesina de Reconquista el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

La visita no había sido anunciada en la agenda oficial de Casa Rosada, pero desde ayer los intendentes de la zona sabían de su llegada para recorrer las zonas del norte provincial afectadas por las inundaciones; pero habían sido informados de que se trataba de una “actividad privada”.

Los mandatarios de Reconquista, Amadeo Enrique Vallejos; de Avellaneda, Dionisio Scarpín y de Romang, Sergio Ramseyer se presentaron igualmente en el aeropuerto con un petitorio donde narraban la realidad de la región; aunque no fueron siquiera saludados por el Presidente.

No obstante un responsable del área de Protocolo se acercó, les tomó sus números de teléfono, les recibió el escrito y les explicó que la parada en Reconquista era sólo estratégica para luego tomar el helicóptero que lo llevó a recorrer las zonas inundadas.

Pero Macri no solo sobrevoló la zona afectada, sino que tenía planificada una reunión con pequeños productores de la zona de Intiyaco, una localidad del norte de la provincia a 340 kilómetros de la capital. Ni ellos sabían que iban a recibir al Presidente de la Nación.

La intimidad del encuentro con pequeños productores

El encuentro secreto se gestó hace un tiempo entre la Sociedad Rural y Presidencia, con el fin de escuchar a productores afectados. Hasta ese momento los convocados solo sabían que iban a reunirse con autoridades nacionales en un espacio privado.

Pero finalmente quien tocó la puerta de la casa de un pequeño productor de Intiyaco, donde estaba previsto el encuentro, fue el mismo Presidente Mauricio Macri, de camisa celeste y zapatillas azules; acompañado del secretario de Agricultura y Ganadería, Luis Miguel Etchevehere.

La reunión duró media hora y solo participaron ocho pequeños productores, ya que a la dirigente de la entidad rural organizadora, Paula Mitre, le pidieron desde Presidencia que no participe.

El Presidente escuchó los reclamos de los productores, tomó agua y comió pan casero y torta frita. Según pudo saber este medio, el primero en tomar la palabra fue el Presidente quien mostró preocupación por las inundaciones de la zona. Por su parte, los productores plantearon el problema de la zona de los Bajos Submeridionales, un sector con gran potencial para la producción ganadera.

Fuente: Diario UNO

Deja un comentario