El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los tamberos de la Cuenca Oeste insisten en la reparación los caminos

Sostienen que en las condiciones actuales la lechería "es un pésimo negocio”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tamberos de la Cuenca Oeste de la provincia de Buenos Aires le reclamaron al Ministerio de Agroindustria bonaerense la reparación de los caminos rurales inundados, para lo cual pidieron conformar un comité que determine dónde están los mayores problemas de infraestructura.
“La zona es muy amplia, hay distritos muy complicados y otros que están bastante bien, pero son los menos”, explicó a radio Provincia el presidente de la Cámara de Productores de Leche Cuenca del Oeste, Francisco Vergés.

Según Vergés, el sector viene “de años muy malos” y “de un pésimo negocio”, y aseguró que “estamos trabajando a rentas negativas, invirtiendo mucha plata y no recuperando nada”.
“Hace cuatro, ocho o doce meses que el clima no nos da tregua”, lamentó el dirigente, al tiempo que expresó su preocupación por la falta de soluciones. “Cuando uno llega a una situación límite, empiezan a salir las cosas básicas y fundamentales que hacen falta: el precio del producto que uno está vendiendo y poder llevar el negocio con cierta normalidad, o sea, poder entrar alimentos, insumos y poder sacar la leche de nuestro establecimiento. Cuando no tenemos caminos para poder hacer eso, no podemos hacer leche en ese campo”, describió.

Por otro lado, se refirió a la presión fiscal que afronta el sector en medio de la fuerte crisis. “Dos años de rentas negativas e invirtiendo plata que no se recupera: por eso muchos productores dejan la actividad”, señaló.
“El que es tambero lo seguirá siendo porque es lo que le gusta. Pero no olvidemos que es un negocio que debe ser sustentable y dejar plata. Si no, nadie querrá seguir invirtiendo y produciendo leche”, cerró Vergés.

No menor es el impacto que genera la deserción del personal del establecimiento y que vive en el campo, que al no poder enviar sus hijos a la escuela por la falta de caminos, es otro aliciente que saca al productor fuera de la cancha.

Deja un comentario