Hoy 5 de Julio Día Internacional de las Cooperativas

Han pasado 170 años desde la creación de la primera cooperativa de la cual se tiene conocimiento y ante innumerables cambios en la sociedad mundial, los principios cooperativistas siguen intactos y vigentes como pilares para el progreso de una comunidad. La cooperativa está presente en toda actividad o servicio de la vida diaria de los argentinos. En números nuclean 10 millones de personas, 160.000 puestos de trabajo directo y contribuyen al 6% del Producto Bruto Interno. En 9 de Julio casi la totalidad del partido está vinculado a una cooperativa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
El sistema cooperativo mundial cuenta en la actualidad según informes de la ACI (L´ Alianza Cooperativa Internacional) , con unos 800 millones de cooperativistas, distribuidos en distintas ramas de participación.
Es una asociación voluntaria de personas, que se unen para trabajar con el fin de lograr beneficios para todos sus integrantes y para la comunidad en la que viven. Su principal objetivo no es el lucro o la ganancia fácil, sino brindar un servicio y su ley fundamental es la igualdad entre sus miembros, pues todos tienen los mismos deberes y derechos.

Su origen
Este fue el mismo espíritu que, allá por 1844, dio origen al Cooperativismo, cuando un grupo de obreros ingleses creó en la ciudad de Rochdale una organización legal (un Almacén Cooperativo) con los aportes de sus integrantes, por lo que hoy son conocidos como “Los Pioneros de Rochdale”.

Sus principios
Estos “pioneros” impusieron reglas que se debían respetar rigurosamente y crearon una carta que establecía los pasos que guiarían su organización; por eso se considera que así nació el cooperativismo organizado. Algunos de sus principios fundacionales solidarios fueron los siguientes:
– La cooperación completa la economía, porque organiza la distribución de la riqueza; No quiere violencia ni causa desorden; No ambiciona honores; No pide privilegios especiales; No reclama favores; y desea la concurrencia seria y honesta de sus integrantes, en la cual se ve el alma de todo progreso; con responsabilidad personal, la iniciativa personal y la participación del trabajo y el pensamiento.
No obstante luego estas reglas fueron revisadas por la Alianza Cooperativa Internacional en 1937. En 1966 se agregó una redacción adecuada a los nuevos tiempos, a través de los siguientes principios:
Adhesión libre y voluntaria; Organización democrática; Limitación del interés al capital;
Distribución de excedentes entre asociados en proporción a sus operaciones; Promoción de la educación y la Integración cooperativa.
Finalmente, en 1995, el Congreso de la ACI, realizado en Manchester, Inglaterra, aprobó 7 nuevos principios:
Adhesión voluntaria y abierta; Gestión democrática por parte de los asociados; Participación económica de los asociados; Autonomía e Independencia; Educación, formación e información;
Cooperación entre cooperativas; y el Interés por la comunidad.

Su simbología
Se empezaron a utilizar en 1922 y muestran la identificación positiva de los cooperativistas y su sentido de propósito y trabajo común.
El árbol del pino es un antiguo símbolo de vida, de inmortalidad y de fecundidad. Representa la perennidad, la perseverancia y la solidaridad, tres de los grandes pilares sobre los cuales se asienta el movimiento cooperativo.
El pino, en su afán constante de ascender a los cielos, es idéntico al ideal de perseverancia cooperativista de escalar las alturas de una idea.
Los dos pinos unidos simbolizan la hermandad, la unión y la necesidad de un trabajo conjunto.
El círculo tiene la calidad interminable de la eternidad, sin horizonte final. Representa además el mundo que todo lo contiene y todo lo abarca.
El fondo amarillo oro del círculo recrea la idea del sol como fuente de luz y de vida.
El color verde oscuro se asemeja al color de la clorofila, donde nace el principio vital de la naturaleza.

Su Bandera
Otro de los estandartes identificatorios del cooperativismo es su bandera, la misma es integrada por los siete (7) colores del arco iris, que simbolizan los ideales y objetivos de paz universal, la unidad que supera las diferencias políticas, económicas, sociales, raciales o religiosas y la esperanza de humanidad en un mundo mejor, donde reine la libertad, la dignidad personal, la justicia social y la solidaridad. Además de simbolizar su carácter universal y pluralista.
Los siete colores
-El rojo representa el fuego y el amor que une a las personas. El naranja nos recuerda un amanecer glorioso. El cooperativismo es como un surtidor de logros en diversos campos: ahorro, crédito, consumo, mercadeo, producción, vivienda, seguro, educación, arte y servicios -necesarios para el consumidor.
El amarillo es el color del sol que da luz, calor y vida. El verde representa la esperanza. El azul celeste es la ilusión. El azul marino encarna el valor que nos impulsa a buscar nuevas rutas y nuevos surcos donde acunar la semilla de la fe y la cooperación. El violeta significa la humildad, una de las virtudes que nos acerca más a lo divino y al prójimo.

Origen del Día Internacional del Cooperativismo
En 1923 el Comité Ejecutivo de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) recomendó conmemorar un día internacional de las cooperativas. El 16 de diciembre de 1992 la Asamblea General de la ONU (Naciones Unidas), a través de la resolución 47/90, proclamó la necesidad de realizar un “Día Internacional de las Cooperativas” a partir de julio de 1995, en conmemoración al centenario de la creación de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) (grupo que reúne organizaciones cooperativas de 100 países).
La ACI fue fundada en Londres en 1895. El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de la ONU, por medio de la resolución 49/155, invitó a los gobiernos, organizaciones internacionales, organismos especializados y organizaciones cooperativas nacionales e internacionales a observar anualmente el “Día Internacional de las Cooperativas”, reconociendo que las cooperativas estaban pasando a ser un factor indispensable del desarrollo económico y social. Una de las maneras en que la ONU mostró este reconocimiento fue al declarar, en 1995, que el “Día Internacional de las Cooperativas” debía ser celebrado cada año por los gobiernos en colaboración con sus movimientos cooperativos nacionales.

El cooperativismo en Argentina hoy
La presencia de la cooperativa en el territorio nacional, hoy sin duda ha contribuido fuertemente con su acción solidaria al desarrollo económico y social del país.
Según datos de la Confederación Cooperativa de la República Argentina Ltda. (Cooperar), el cooperativismo se distribuye en:
Servicio Eléctrico: Más de 600 cooperativas distribuyen energía eléctrica en 2.000 localidades del País y sus zonas rurales, abasteciendo a 1.800.000 usuarios y proveyendo de energía a más de 5.500.000 habitantes. En conjunto distribuyen el 11% de la energía del país.
Servicio de Telecomunicaciones: 300 cooperativas prestan el servicio telefónico, contando con más de 500.000 líneas, cubriendo así un universo de 2.500.000 habitantes. Reúnen el 6 % del parque nacional de la telefonía fija. Además, prácticamente todas han llevado Internet a sus localidades.
Servicio de provisión de agua potable y cloacas: el 11% de la población es abastecida por las casi 600 cooperativas que distribuyen agua potable, principalmente en pequeñas y medianas localidades del interior.
Servicio de Gas: más de un centenar de cooperativas distribuyen gas envasado, otras tantas en red.
Servicio de Farmacia: participa con el 15% del total de la distribución de medicamentos del país con una facturación total anual superior a $ 600.000.000.
Servicios de Seguros: existen 17 cooperativas que participan del 11,50% del mercado asegurador. Prestan seguro de vida, incendio, granizo, automóviles, riesgo del trabajo y retiro. Algunas de las cooperativas de este sector ocupan los primeros lugares entre las empresas aseguradoras del país.
Servicios Financieros:el sector cooperativo está representado casi exclusivamente por el Banco Credicoop,
ubicado entre los primeros bancos privados del país, con una participación del 3 % del mercado.
Servicios de Salud: numerosas cooperativas, en todo el país, brindan servicios de emergencias, ortopedia, enfermería y otras prestaciones sanitarias. En 1999 nace FAESS -Federación de Entidades Solidarias de Salud.
Cooperativas de Trabajo: Es la forma más elegida para hacer frente al desempleo y para rescatar a muchas empresas que entraron en crisis. Están ligadas a una amplia gama de actividades como la pesca, metalurgia, transporte, construcción, alimentación, grafica, textil, etc.
Servicio de Viviendas: Son promovidas en las modalidades de construcción directa como de autoconstrucción, para afrontar la crisis de vivienda de vastas franjas de la población, especialmente de menores recursos. Existen alrededor de 700.
Cooperativas de Consumo: se destaca en este sector la Cooperativa Obrera creada en el año 1920 en Bahía Blanca, que compite de igual a igual con las principales empresas del ramo.
Actualmente cuenta con 540.000 asociados, 66 sucursales y distribuye productos de sus marcas propias: Cooperativa, Ecoop, Sombra del Toro y Primer Precio.


En la provincia de Buenos Aires

Según informes de COOPERAR, la mayor provincia Argentina, alberga al 56% de las 11.357 Cooperativas del país. O sea unas 6359 entidades cooperativistas cobijan a los bonaerenses.
En este sentido desde el gobierno provincial, a través de La Dirección Provincial de Acción Cooperativa (DIPAC), tiene un fuerte trabajo de apoyo y fomento al trabajo cooperativo, acciones de asesoramiento, capacitación cooperativa, mediación empresarial, formulación y evaluación de proyectos, y financiamiento de los mismos. Además de la tarea de fiscalización del desarrollo de las mismas.

En 9 de Julio
La realidad actual dice que hoy casi la totalidad de los habitantes del partido están siendo asistidos por una cooperativa.
La historia escribe que los hechos de un asociativismo cooperativo constan desde 1929, cuando un grupo de comerciantes y vecinos de la ciudad con el sueño de contar con servicios generados y administrados por ellos mismos, se organizaron, con el objetivo de dar vida a una entidad que les fuera propia a los nuevejulienses.
Fue así que siendo Intendente Florentino Valenzuela, ese año en el llamado café Richmond, se comenzó a dar vida a la primera institución cooperativista: La Usina Popular Eléctrica, hoy Cooperativa Eléctrica y de Servicios Mariano Moreno Ltda., desde el 25 de Julio de 1951.
Los años prosiguieron y le secundaron la Cooperativa Agrícola Ganadera de Dudignac, su fecha de fundación dice de 1960, pero según los registros comenzó su actividad cooperativista en 1955.
En la actualidad el partido de 9 de Julio cuenta con una importante cantidad de Cooperativas, que en la mayoría de los casos dan vida a los pueblos.
De esta manera en el distrito se localizan las siguientes entidades cooperativistas: Cooperativa Agrícola Ganadera de Dudignac, Ltda; ACA, en Carlos María Naon; Cooperativa Electrica y de Servicios Mariano Moreno Ltda.; Cooperativa de Provisión, de Obras y de Servicios Facundo Quiroga Ltda.; Usina Popular Eléctrica La Niña Ltda.; Cooperativa Eléctrica y de Servicios French Ltda.; Cooperativa de Servicios y Electricidad Dudignac Ltda.; Cooperativa de Provisión de Servicios El Horizonte Limitada Ltda.; Cooperativa de Servicios El Lucero Ltda.; Cooperativa Agua Potable de Morea Ltda.; Cooperativa Mano Amiga de Autoconstrucción, Banco Credicoop, Cooperativa de Transportistas 9 de Julio; Cooperativa “Tres Lagunas” de Viviendas y otros Servicios Ltda.

El cooperativismo en número
Con más de 100 años de presencia en el territorio nacional las cooperativas brindan: 160.000 puestos de trabajo. 12.000 millones de pesos de facturación anual de las cooperativas de servicios. 10 millones de personas reciben un producto o servicio producido por una cooperativa.
El sector agrario, nuclea 120.000 productores empresarios asociados. 300.000 trabajadores permanentes y transitorios en esas unidades agrarias. 40.000 puestos de trabajo que están en forma directa en las cooperativas agropecuarias de primer y segundo grado. 20.000 puestos de trabajo adicionales que dependen de estas cooperativas en forma indirecta por la tercerización de los servicios de transporte y distribución.
Más de 500.000 personas dependen directamente del complejo agrario cooperativo que se expande desde las pequeñas comunidades en que actúan directamente, hasta las góndolas de los
supermercados y los puertos.
Las cooperativas agropecuarias facturan más de $ 7.500.000.000 por año. Sus exportaciones superan los $ 3.000.000.000 anuales. Contribuyen con el 6% del Producto Bruto Interno.
Representan el 9% del total de la industria agroalimentaria. Participan en el 5,6% del total de las exportaciones primarias y agroindustriales.
Comercializan aproximadamente el 22% de la producción del campo, entre las cuales corresponde
mencionar especialmente a granos 20,5%, arroz, 20%, algodón 14%, lana 7,5%, yerba 25%, té
45%, lácteos 26%, miel 20%, vacunos 7%, vino 13%, mosto 17%, tomate 20%, pimiento 20%, tabaco 45%.

Deja un comentario