El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Impuesto Inmobiliario Rural

Desde CARBAP aseguran que los productores se sienten traicionados por este gobierno y advierten que muchos quedaran en el camino

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) no descarta medidas de protesta contra el aumento del Impuesto Inmobiliario Rural (IIR) previsto en la ley impositiva de 2018.
Así lo informó Matías de Velazco, presidente de la entidad, tras reunirse este último martes con diputados de la provincia de Buenos Aires que se disponen a votar la suba del impuesto.

“El aumento del 50% en el IIR es descabellado. No se condice con ningún otro indicador de la economía”, expresó De Velazco. “Hay mucho enojo. Mucho disconformismo, mucho descontento entre los productores, que se sienten traicionados por este gobierno”, agregó.
La suba impositiva que anunció el gobierno de María Eugenia Vidal pretende recaudar unos 4000 millones de pesos con la actualización del valor de las partidas del impuesto inmobiliario rural y urbano.

Los productores sostienen que este año ya hubo un revalúo para unos 17.000 productores a los que se les actualizó el valor de los campos. “Entre 2016 y 2017 unos 17.000 productores ya tuvieron un revalúo fiscal”, indicó el presidente de Carbap. Las subas fueron de entre el 38 y el 200 por ciento, según informó el sector.
“Es una costumbre castigar a un sector que acompaña y no protesta. Pero esta vez se les ha ido la mano”, afirmó el dirigente.
“Venimos a pedir que morigeren estas subas. Venimos a pedir equidad en el trato con otros sectores de la economía”, sostuvo Velazco.

Por su parte, el Tesorero de CARBAP, Horacio Salaverri describió en el programa radial Acontecer Rural, por FM 102.7 Radio Amanecer de 9 de Julio “que la presión tributaria global aumenta y pega fuerte en el sector. Nos dicen que el IIR no aumenta tanto, pero es uno de los tantos que debemos afrontar los productores rurales de la provincia de Buenos Aires y recordó que ya en el 2012 un revaluó del ex gobernador Daniel Scioli, que precisamente quienes hoy pretenden aumentarlo, en aquel entonces se oponían, recordó y agrego que el sector le volvería a trasladar 2.300 millones de pesos más que el año pasado y que no estarían presente en la economía local de los distritos, manifestó el directivo de CARBAP.

Números
CARBAP antes de sentarse este último martes con diputados y el Vice Gobernador Daniel Salvador, dio a conocer cuál es el porcentaje de aumento.
Salaverri explico que el 34 por ciento será el porcentaje de aumento para un campo de soja de 130 hectáreas en la zona agrícola de Chacabuco, tomando en cuenta la comparación en toneladas de esta oleaginosa, según los productores

Mientras que en el sud este el 57 por ciento será el porcentaje de suba para un establecimiento ganadero de 380 hectáreas en Tornquist, en el sudeste provincial, considerando la comparación en kilos de novillo.

Desde el gobierno provincial Leonardo Sarquis fue el único quien salió a defender el aumento encarado por Vidal; y solo atino a recordar las obras hídricas y las rutas que se están realizando y pidió “hacer un esfuerzo”.

Muchos quedarán en el camino
Por su parte Roberto Campi, productor de Pergamino e integrante de Carbap y CRA, escribió una carta contando por qué el sector rechaza ese incremento. La carta se publicó en Diario La Nación.

“Creo que después de la 125 de 2008 lo peor que nos pasó a los productores bonaerenses fue la reforma fiscal de 2012 que llevaron adelante el ex gobernador Scioli y su ministra de Economía Batakis. Eran épocas duras en las que la relación gobierno campo estaba muy tirante. Nada podía extrañarnos. Teníamos fuertes diferencias ideológicas que se plasmaron en esta durísima reforma fiscal que pegó muy fuerte a nuestro sector. Protestas asambleas y concentraciones de productores reprimidos en La Plata no consiguieron revertir la reforma impositiva de ARBA.

Las cosas cambiaron en 2015, empezaba un nuevo gobierno y los productores que sobrevivimos a ese ajuste renovamos nuestra confianza y esperanzados entendimos que quienes nos iban a gobernar eran nuestros amigos, que nos comprendían y que nos entendían. Incluso algunos de estos gobernantes salieron de algunas de las gremiales del campo.

Ni bien asumió la gobernadora Vidal y su equipo debieron aumentar fuertemente los impuestos para paliar la calamitosa situación fiscal de la provincia de Buenos Aires. Todos pusimos el hombro esperanzados, ese ajuste era necesario para sanear cuentas fiscales.

Después vendría la normalidad, pero a fines de 2016 otra vez se vino un aumento desmesurado del inmobiliario rural del 30%, la quita de beneficios fiscales al castigado sudoeste provincial y se mantuvo el complementario un impuesto este claramente ideológico.

El gobierno sostiene que todo se consigue dialogando y consensuando pero cuando llega la hora de ajustar impuestos pasa del diálogo al monólogo.

Si se concretara este incremento del inmobiliario acumularíamos un 343% de aumento desde la reforma de Scioli que se gestó en 2012 pero entró en vigencia plena en 2013 hasta el ejercicio fiscal 2018.

El impuesto que pagábamos en 2013 debemos multiplicarlo por 4,5 para llegar al que pagaremos en 2018.

El ministro de economía de la provincia de Buenos Aires, que ya no es Batakis, sino un licenciado en finanzas, supone que al campo se le pueden sacar estos impuestos y mucho más porque se enteró de la altísima rentabilidad de algunas actividades del campo. ¿Cuáles serán me pregunto?

El ministro de Agroindustria, ingeniero agrónomo y supuesto conocedor de la actividad agropecuaria, supone que se puede vivir muy bien con una sola hectárea de campo. Y el jefe de gabinete de Agroindustria, ex miembro de Carbap, entiende que el ajuste es necesario y que el campo puede pagarlo sin problemas.

Seguramente muchos pequeños productores quedarán en el camino, como ocurrió ya tantas veces, y seguramente los licenciados en finanzas que gobiernan hablarán de fomentar las pymes porque son el futuro. Futuro incierto es el que nos espera. Les dimos el voto y hoy ni siquiera nos reciben para justificar este impuestazo. Otra vez nos defraudaron”.

Deja un comentario