Cuento del Tio: Cayo en su propio “Cuento”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Todo comenzó el lunes por la mañana cuando un señor mayor de edad recibe un llamado en su domicilio en el cual los interlocutores habrían intentado robarle bajo la modalidad “Secuestro virtual”; aunque con una genial astucia terminó él mismo engañando a los delincuentes.

Al momento de recibir el llamado, una voz masculina le manifestó que tenía a su hijo cautivo y le solicitó la suma de 25.000 pesos para liberarlo. Ante esto y encontrándose con familiares en la vivienda, sabiendo que su hijo estaba bien, el hombre  no cortó la comunicación, le siguió el juego y lo terminó engañando. Le dijo que le dejaría el dinero solicitado sobre una ochava de calles Viamonte y Rebución y otro familiar de manera simultánea se comunicó al 911.

La policial local frente a la situación montó un operativo cerrojo en la zona en el cual participaron efectivos del Gabinete Técnico Operativo de la comisaria y un grupo de la Sub DDI Bolívar, apostando policías de civil de manera encubierta en inmediaciones de la dirección por donde el maleante tenía que retirar el dinero. A los pocos  minutos los efectivos policiales  observaron  la presencia de una persona de sexo masculino desconocida de este medio, actuando de forma nerviosa y vacilante posicionado en una de las ochavas de las citadas calles, buscando el botín.

Ante la presunción de estar ante el sujeto indicado como perpetrador  del hecho los uniformados se acercaron y se identificaron como policías y el malviviente intentó emprender su huida subiéndose a un automóvil oscuro, el cual al querer dar marcha y rodar fue interceptado por móviles identificables de la Comisaria y de la Sub DDI. Inmediatamente los efectivos  lo aprehendieron y le incautaron en su poder la suma de 3500 pesos en efectivo, un teléfono celular marca I Phone 7, una guía telefónica de la localidad de Bolívar y el vehículo, un Peugeot 308 de color negro dominio colocado NKJ 725.

Fuente y Foto: La Mañana de Bolivar

Deja un comentario