Biodiésel: se cerró el mercado y hay tensión por el precio de la soja entre productores y exportadores

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El cierre del mercado de Estados Unidos al biodiesel argentino ya está golpeando a los productores con una certeza: el precio de la soja, estrella de la cosecha, va a caer.

¿Cuánto? Un indicio ocurrió la semana pasada cuando subió US$ 27 la cotización internacional del aceite de soja y, por aquí, pasó de largo.

Esta es la otra cara de la represalia al principal producto de exportación a EE.UU. y que explica el 25% de los embarques al país del Norte.

El presidente de la Sociedad Rural fue el primero en advertirlo y advertir a los exportadores que “no hay razón para una baja en los valores”.

Es curioso. Luis Miguel Etchevehere suele engalanar los foros de esas compañías y las propias exportadoras nunca faltan a los eventos de la Rural. Con el biodiésel parece re-editarse lo que fue casi una tradición en otras épocas, la tensión por los precios entre la exportación y la producción. Lo cierto es que la decisión de Washington dejó a todos en arenas movedizas. Desde Ciara, que agrupa a la industria aceitera, dicen que el precio del poroto de soja “bajará”. Argentina es la mayor exportadora de aceite de soja con una participación del 48,1% del mercado mundial.

Pero sin el mercado de EE.UU. sobran 7,5 millones de toneladas de granos de soja. Ese era el volumen que se precisaba para elaborar el biodiésel que se enviaba al país del Norte.

Para Gustavo López, de Agritrend, es una situación de corto plazo: “Hay que esperar el inminente informe del USDA( departamento de Agricultura de EE.UU.) y puede haber un repunte en las cotizaciones en función de una cosecha con ciertos problemas en el hemisferio norte. Además, en enero comienza la baja de retenciones para la soja que en el momento de la cosecha, en los próximos mayo-junio, estarán en 27% en vez del 30% actual”, indicó a Clarín.
ç

Pablo Adreani, de Agripac, atribuye esta puja a que “cada uno está avisando que viene el lobo”. Contó que mientras la soja en Chicago subió US$ 4,4,. aquí se ajustó US$ 3. Le restó importancia. En cambio, Claudio Molina, de la Asociación de Biodiésel, señala que hay que considerar que también sobrará y mucho aceite de palma. Es que Estados Unidos castigó a Indonesia con idéntica sanción a la de Argentina y Yakarta elabora el biodiésel en base a la palma. “Ese fenómeno presionará hacia abajo las cotizaciones”.

Del lado de las empresas, hay nerviosismo con departamentos comerciales afectados. En ese baile están desde las nacionales Aceitera General Deheza, Molinos y Vicentín, al gigante estadounidense Cargill, además de las europeas Glencore y Dreyfus. Y la preocupación es mayúscula en la provincia de Santa Fe que concentra el 80% de la producción de biodiésel.

Por cierto, la actitud de Washington aún resulta difícil de digerir para el Gobierno que busca aceleradamente otras salidas. Logró el compromiso de China de importar 500.000 toneladas de aceite con la promesa de elevarlas a 1,5 millones, aunque tomará tiempo. Es que China decidió industrializar el proceso.

En 2009 nos compraba 2,4 millones de toneladas de aceite. El año pasado no le embarcamos ninguna.

Por Silvia Naishtat
Fuente: Agritotal

Deja un comentario